fbpx

BBVA ha dado un paso más en su estrategia para captar clientes y desde hace unas semanas lleva promocionando la comercialización de hipotecas que cubren, incluso, más del 100% del valor de la tasación de la vivienda. De esta manera, se convierte en el primer banco que ofrece por catálogo este tipo de operaciones, que hasta el momento estaban muy limitadas por todo el sector a determinados clientes que adquirieran pisos adjudicados, el gran lastre que aún sufre el sistema. 

Este tipo de hipotecas, que el Banco de España considera de alto riesgo, fueron colocadas por todas las entidades en la época del boom y fue una de las causas que desembocaron en la debacle del sector, con la subida del paro y el pinchazo de la burbuja inmobiliaria.

La recuperación de la economía y del ladrillo, unido a la necesidad de la banca por aumentar la rentabilidad a través de un aumento del negocio, ha llevado a BBVA a abrir la mano en su política comercial.

Hasta ahora, el banco ofrecía distintos precios en sus hipotecas en función de los ingresos mensuales de los usuarios, es decir, en función de su capacidad de pago. En la actualidad, esta segmentación obedece a la petición de financiación, el conocido como Loan to Value (LTV), es decir, el dinero que reclama el cliente sobre el valor de tasación a la hora de adquirir cualquier tipo de inmueble para primera vivienda.

El Economista